martes, 15 de octubre de 2013

Claro de Luna

Acá estoy con vos, y casi son las dos de la mañana...
Acá estoy, con algo parecido a ropa, y vos estás durmiendo. Durmiendo como vos dormís, con una serenidad que en una época me daba ganas de despertarte, besos, abrazos nocturnos casi casuales, o caricias casualmente, absolutamente arteras...Esta noche hay luna llena, y no es que entre luz lunar por una ventana que no hay. La luna está acà, suspendida sobre mí.
Es que tengo un cielo particular. privado. Es el mìo y despuès està el cielo de todos. Pero hay noches de luz blanca, de haces de luz sombreada, de oscuridad plena...Lo decide mi corazón.
El corazón es un barómetro. No el mío, el de todos. El corazón es un reloj. Pero un reloj sin meridianos.
¿Se imaginan usos horarios para el corazòn?
Hoy siento la luna llena. Ilumina los libros a mi derecha. Leo un lomo al azar.
NUEVOS MUNDOS DE FANTASÎA.
Ahora voy a girarme ràpido, para sorprender la hilera de libros a mi espalda.
1, 2, 3.....MAGNA OBRA DEL TIEMPO. Autor: John Crowley.Y al pie: Minotauro.
Ahora a la izquierda. Creo que la biblioteca insomne como yo  està advertida de sobra. Camino tres pasos tranquilamente y encuentro...1 2 3...POSTALES DESDE OSIRIS. Autor. Alejandro Alonso.
¡Lo conozco a Alejandro!
Son los regalos que por las noches me obsequia la Biblioteca Mágica.
No es la única razón por la que estoy acá con vos, que leeràs esta carta  mañana...o cuándo la descubras..
Con vos y tu sueño sereno, tan distinto del mìo.
Con vos y tu biblioteca llena de magia....
También estoy acá porque sólo bajo este techo, nuestro hogar, encuentro, cuando me hace falta, la fase del corazòn que dibuja la luna blanca.