domingo, 6 de octubre de 2013

EUROPA



No traigan a Cristo a mi casa
No quiero sus opacas vestiduras
Ni su carne magra, ni su palabra dura
No quiero sus manos sangrantes de heridas

Por que tú, Tú
Tú sabes
Tú entrarás como lluvia de oro
Tú vendrás como blanco toro
Porque nunca te llamaste Cristo
Y porque siempre me llamaré Europa