lunes, 27 de enero de 2014

AL QUE PREGUNTA UNA ROSA




En la luna o en estrellado mar
En la cubierta de un barco siempre por zarpar
Blanca y sollozante el corsario la cubría
Y era su beso una espada penetrante
Y era dolor el barco que partía
No es pálida esta historia que fue mía
Yo pálida gemía y sangraba
Como la rosa abierta de tus sueños
¿La recuerdas?
Soñaste una rosa blanca que de sangre se abría
A tu pecho entregaba la dulce corola
Y tanto amor como dolor gemía
La pálida osadía de sus labios de rosa
Bien, pues una noche
En las laderas de la luna
Dos amantes
Dos amantes que ajustaban cuentas
Que desde la primer alborada
el mundo sufre y sueña
En los estrellados mares
Él hundió en ella sus preguntas de siglos
¿Recuerdas la pregunta de tu sueño?
La rosa decía gimiente su caricia
Y, caballero cansado, le causaste su herida
¿Pero si no hieres a nadie, de qué te vale la vida?
Es como esta historia en la luna
Ella sangraba y estaba blanca
Y el corsario le daba su furia sorda
Ý así lucharon la noche toda
El abrasador y ella desfallecida
Llovían estrellas y la luna ardía
En el blanco desierto sombras de osamentas
De tesoros perdidos y de naves muertas
La Humanidad toda en siniestras calaveras
Y el corsario y la dama ajustaban cuentas
En la luna desierta
Lenta, inexorable, mi mano pálida
De cien naufragios y mil heladas
Con mil caricias cobró venganza
Lenta, inexorable, como una amante
Que da besos como estocadas
Y cuenta cicatrices como trofeos
Así combatía la dama blanca
Esta es la historia, así me la contó una rosa
Aún no acabo. Ella sangraba
Copiosamente de su vientre cálido
Contestando las preguntas que te haces tanto
¿O no te responde la rosa?
¿O no te responde llorando?
O sonriendo como la mujer pálida
Cuando la besa el corsario
Y su acero se tiñó en su sangre
Y el buen dolor sollozó en tu carne
Y al fin yo bebí de tu copa
Y el dulce ámbar me abrió como la rosa
Y cayo tu fuerte mano y cayó tu espada
Y me alcé más blanca y cayó la luna...
...Y Venus quedó así desnuda
sin velos y sin secretos
sin más temores y sin dolores
Porque Venus es más fuerte que tú, hombre

Publicar un comentario