miércoles, 18 de marzo de 2015

La escultora

¿Por qué suspiras?
Sólo es mi boca que te esculpe
Sólo son mis labios
Toman carne y devuelven piedra
¿Por qué me mirás, tú, tus ojos velados?

No te ves a tí, dulce hombre de acero.
Publicar un comentario